Naufragio del Titanic

 

Una tragedia del Siglo XX, donde el comienzo de esta centuria fue una explosión de nuevos descubrimientos por parte de la humanidad.

 

Aunque en ocasiones esta majestuosidad del progreso recogía lúgubres resultados derivados de la ambición por el éxito.

 

Grandes vertientes ideológicas comenzaban a dar sus impulsos en la ciudadanía burguesa. Grandes sueños se construían por parte de las clases obreras, donde la situación de desamparo y exclusión social eran más visibles que nunca.

 

Un pasaje, todos los ahorros invertidos por ocupar un lugar en el barco de la esperanza.

 

Aunque el no querer saber, escuchar, silenciar así como ocultar, se cobró un grave accidente, una tremenda catástrofe donde la lucha por sobrevivir de esas gélidas aguas de TerraNova dieron como resultado 1.500 vidas entre pasaje y tripulación.

 

Cuantas leyendas y diagnósticos a lo largo de la historia. La dichosa lucha de clases siempre como protagonista. Tumbas sin nombre y un sin fin de leyendas, donde aún el leer aquello sigue produciendo auténtica tristeza e impotencia ante las precarias medidas e instrumentos de salvamento.

 

 

Pilar Espinosa

El Sueño de Andrómeda