Los artículos de Andrómeda


Pilar Prades, la envenenadora de Valencia

Pilar Prades Expósito SantaMarìa, nació en Bejis 1928 (Castellon). Creció en un seno familiar muy humilde tanto es así que a la edad temprana de 12 años marcho a Valencia para trabajar como sirvienta.

 

En 1954, comenzó a servir en casa del matrimonio Vilanova la cual regentaba una charcutería en la calle Sagunto... (leer más...)

El Palacio de Linares: ¿mito o realidad?

Años 90, finales del siglo XX, salta a los medios de comunicación algo que despierta miedo, curiosidad y desconcierto.

 

Una historiadora junto a grupos de investigación, certifica la aparición de fantasmas así como voces extrañas y ruidos... (leer más...)


El Estigma

En estos días de grande desconcierto mental, la sociedad vivimos anclada en no ver más allá de muros, alambradas, banderas impuestas. Nos cuesta arduo trabajo en centrar nuestras mirada en las acciones que habitualmente nos rodean. Vivimos como nos dicen, pensamos como se desea,... (leer más...)

Marat: la muerte menos noble en la bañera

Es más que conocido el cuadro de Luis David, pintor clasicista, artista oficial de la Revolución así como posteriormente lo fue del Imperio (entre chaquetas andaba el juego). Supo reflejar lo indigno políticamente memorial para un asesinato en la bañera, sin embargo consiguió darle a esa figura sorprendida un carácter romano el cual correspondía a su estilo. (leer más...)

 

 


Josef Mengele: el Angel de la Muerte.

Si escuchamos la palabra Ángel, nos sonará a algo cálido, paz, sosiego, bondad,... excepto si encontramos, biografías de seres con malignidad, Josef Mengele, un claro ejemplo.

 

Desarrollo estudios de Medicina y Filosofía, y realizó doctorado en Antropología...(leer más...)

Carlos II 'el Hechizado'

 

Carlos II (último rey casa de Austria), a los cuatro años, todavía estaba en la dentición, para la cual habíanse necesitado nada más y nada menos que la friolera de catorce amas de cría.

 

A los cinco años no se tenía en pie y no sabía andar cuando lo presentaban en público pues lo sostenían sus ayas mediante unos tirantes atados en las axilas... (leer más...)